jueves, 30 de octubre de 2014

Entrevista a María Simma, por Nicky Eltz. Capítulo 3


3. EL PURGATORIO


—Ahora, por favor, ¿qué es exactamente el purgatorio?

—El purgatorio es un lugar y un estado que toda alma experimenta cuando todavía necesita expiar y reparar los pecados cometidos a lo largo de su vida antes de poder reunirse con Jesús en el Cielo. Hoy en día se enseña muy poco acerca del purgatorio y esto lleva a alimentar la curiosidad de muchos que, por su cuenta y sin ninguna guía espiritual, caen fácilmente en el ocultismo. Suele decirse que el purgatorio es solamente un estado. Pero esto es solo parcialmente cierto, puesto que ciertamente también es un lugar. Es también un tiempo de espera en donde las almas ansían llegar a Dios. Este deseo de llegar a Él es su mayor sufrimiento. Todas las benditas ánimas lo experimentan, sin importar en el nivel en que se encuentren.

Existen tres niveles principales en el purgatorio y yo me comunico con las almas que necesitan relativamente poco para llegar al Cielo. Creo que esto es así por dos razones.

La primera se debe a algo de lo que me di cuenta cuando me invitaron a una casa; su dueño acababa de perder a su mujer recientemente y sucedían cosas extrañas por la noche. Accedí a pasar una noche para ver si podía ayudar. No pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a escucharse fuertes golpes en el vestíbulo. Entonces, como hago habitualmente, pregunté: "¿Qué puedo hacer por ti?". Los ruidos se hicieron más y más fuertes hasta que repentinamente apareció un animal inmenso que no había visto nunca antes y justo detrás vino una gran serpiente, que rápidamente devoró al primer animal. Luego toda la escena desapareció. Me debí asustar porque estaba sudando. Tiempo más tarde le describí lo que había ocurrido a una persona que sabe mucho de estos sucesos y él consiguió identificar al primer animal; se trataba de un hipopótamo, que simboliza un corazón duro. Esto no significa que la mujer se encontrara en el purgatorio en forma de hipopótamo; tan solo fue la manera de que yo lo comprendiera todo con más claridad. Tras haber hablado largo y tendido con el viudo, pronto supe que su mujer le había guardado rencor a otra mujer durante más de treinta años, a pesar de que la otra mujer había querido la paz entre ellas. Al negarse a perdonarla le mereció el estado más profundo del purgatorio, de donde yo no podía ayudarla a salir aún.

La segunda razón, creo, por la que generalmente me comunico con las almas del nivel más alto del purgatorio tiene que ver con un diario escrito por una princesa alemana en los años veinte. Durante muchos años se comunicó con las almas de los niveles más profundos y muchas de esas descripciones son ciertamente monstruosas y mucho más dolorosas que las que yo he visto.

—¿Hay otras diferencias entre los niveles más altos y los más profundos del purgatorio?

—Satanás puede atacar a las almas del nivel más profundo, pero no puede hacerlo a los que se encuentran en los niveles más altos. Es cierto que se nos pone a prueba mientras estamos aquí en la tierra y que eso cesa al morir. Sin embargo, las almas del tercer nivel, el más profundo del purgatorio, deben sufrir en primer lugar por los pecados que cometieron antes de que las oraciones, las misas y las buenas obras que podamos ofrecer por ellas puedan serles beneficiosas. Y una parte de ese sufrimiento es que continúan siendo atacadas por Satanás.

Los diversos niveles del purgatorio son diferentes de la misma manera que todas nuestras dolencias en la tierra son diferentes. Puede tratarse de la mera inflamación de una uña o hasta de un fuego que puede consumir la totalidad del cuerpo. Este fuego existe solamente en los niveles profundos pero no en los más altos.

—¿Pueden nuestras oraciones evitar que Satanás ataque a las almas de los niveles más profundos?

—Sí, pueden; especialmente cuando se lo pedimos directamente al Arcángel san Miguel y a los otros ángeles.

—Y dentro de estos tres niveles principales, ¿existen más niveles?

—Sí, una gran cantidad, porque cada alma es distinta al llegar allí. Existen grandes sufrimientos y otros dolores pequeños, y entre esos dos extremos, el resto de padecimientos. Probablemente existan en el purgatorio tantos niveles como almas, puesto que, por supuesto, no hay dos personas o dos almas que sean idénticas.

—Cuando las benditas ánimas del purgatorio sufren, ¿experimentan algún tipo de alegría y de esperanza?

—Sí. Ningún alma desea regresar aquí a la tierra porque tienen una noción de Dios mucho más clara que la nuestra. No quieren volver a lo oscuridad en la que vivimos nosotros.

—Entonces, ¿Dios pone a las almas allí para que se purifiquen de los pecados que todavía no han sido expiados o reparados?

—No, se suele enseñar esto de manera incorrecta y este tipo de falsedades puede hacer que muchas personas se alejen de Dios. ¡Dios no las pone allí! Las almas se juzgan y luego se asignan ellas mismas el nivel apropiado. Son ellas quienes desean purificarse antes de reunirse con Dios. Es muy importante para nosotros tomar conciencia de esta verdad tan concreta sobre el amor de Dios.

—Entonces, ¿somos nosotros quienes reconocemos que todavía no estamos puros y debemos por lo tanto purificarnos en el purgatorio?

—Sí, así es.

—¿Las almas en el purgatorio se rebelan alguna vez contra su condición? ¿Son pacientes o hay alguna que no acepte el estado en el que se encuentra?

—No, son pacientes y quieren sufrir, pues saben que a través del sufrimiento expían y enmiendan sus faltas. Se purifican para llegar limpias ante Dios, de una manera completamente resplandeciente. Cuanta más purificación y reparación hagan, más limpias llegan a estar.

— ¿Los sufrimientos del purgatorio son mayores que los de la tierra?

—Si tomamos todo en cuenta, son mayores y, a veces, mucho mayores, en especial en el tercer nivel. Sufren más espiritualmente que nosotros.

Cuando una vez le pregunté a un alma cómo era su sufrimiento, me dijo que era uno muy particular. Por ejemplo, un padre perezoso que no trabaje para sacar a su familia adelante, y que por ese motivo, su mujer e hijos lleguen a pasar calamidades, tendrá que trabajar mucho en el purgatorio. Y su sufrimiento corporal será mucho mayor que el correspondiente a un trabajo en la tierra. Pero nuestros padecimientos aquí, a pesar de ser menos severos, valen muchísimo más para borrar nuestros pecados que aquellos en el purgatorio.

—Si el purgatorio es también un lugar, ¿es posible que aquí en la tierra existan ciertos lugares en los que las benditas ánimas pasen el tiempo?

—Sí, al parecer se reúnen generalmente alrededor del altar o en el lugar en donde murieron. Una mujer que conocí en Liechtenstein lograba verlas solamente alrededor del altar y cuando ya no estaban allí sabía que ya se habían ido al Cielo.

Las almas no vienen a mí, o a nosotros, del purgatorio, sino que vienen con el purgatorio. No se trata de un lugar sino de muchos lugares distintos; no se trata de un estado, sino de distintos estados.

—Si se trata de muchos lugares o un lugar grande, ¿son el Cielo y el infierno también lugares?

—Sí, mi director espiritual me hizo preguntar acerca de esto y la respuesta fue: "Es incorrecto lo que muchos teólogos enseñan hoy en día al decir que el Cielo, el purgatorio y el infierno son solamente estados. Son también lugares".

—La diferencia de tiempo que deben pasar las almas allí, antes de entrar en el Cielo, ¿es muy amplia entre un alma y otra?

—Sí, es muy amplia. Algunas están simplemente media hora y otras, el resto del tiempo, hasta el último día. El promedio, dicen las almas, es de cuarenta años.

—Entonces, ¿habrá un último día?

—Sí.

—¿Puede un alma del purgatorio ver y comunicarse con otros a su alrededor?

—Siempre son conscientes de la presencia de otras almas y saben que no están solas cuando han actuado muchas juntas para hacer algo, pero rara vez se comunican unas con otras.

—María, ¿pueden leer?

—Sí, pueden; leen espiritualmente. Esto lo sé porque cuando vienen a mí no tengo que leerles los nombres o las preguntas que tengo preparadas, simplemente las toman del papel.

—¿Cuánto saben de sus familias?

—Diría que prácticamente todo. Nos ven todo el tiempo. Escuchan cada palabra que pronunciamos sobre ellas y saben lo que sufrimos. Pero no conocen nuestros pensamientos.

Se encuentran presentes en sus propios funerales y saben quiénes están ahí rezando por ellos y quiénes están allí solamente para ser vistos por los demás.

—¿Saben las benditas ánimas del purgatorio lo que va a pasar?

—Sí, saben algo, pero no todo. Me han dicho que va a pasar algo verdaderamente importante, que está a las puertas. Durante muchos años decían que estaba "delante de la puerta" pero desde mayo de 1993 han usado la expresión "a las puertas". Será algo para la conversión de la humanidad. Y a una escala menor me han contado cosas que ocurrieron poco tiempo después. En el verano de 1954 me avisaron de las inundaciones que hicieron tanto daño en esta región. Otra vez también me dijeron que aún había personas con vida bajo la nieve tras una avalancha; así que los equipos de rescate continuaron buscando más tiempo de lo previsto y, en efecto, consiguieron localizar y salvar a esas personas dos días después de que les pidiera que por favor siguieran con la búsqueda.

—Se dice que después de esta vida el tiempo ya no existe, pero por otro lado usted dice que el purgatorio es un tiempo en el que se anhela a Dios. Por favor, explique esto.

—Es correcto afirmar que tras esta vida ya no existe el tiempo; pero cuando nos dicen que un alma debe sufrir determinado tiempo, se refiere a una traducción a nuestro tiempo. Las almas pueden decir que aún deben sufrir más, que no han sido liberadas todavía o que sus sufrimientos han disminuido. Cuando hablan de un tiempo concreto o cuando indican una cantidad de misas, eso simboliza la intensidad y la cantidad de su sufrimiento.

—¿Tienen las benditas ánimas del purgatorio cuerpos como los nuestros o tienen, digamos, un cuerpo espiritual?

—Dicen que no se dan cuenta de que no tienen su cuerpo. Tienen un cuerpo transfigurado y pueden tomar la forma de un cuerpo humano vestido y sano.

—¿Se arrepienten las almas de lo que hicieron mal cuando aún vivían en la tierra? ¿También se arrepienten de lo que no hicieron?

—Sí, mucho. Se arrepienten de las oportunidades que dejaron pasar para hacer buenas acciones por Dios y por el prójimo, y pueden ver los buenos frutos que hubieran resultado de esas acciones. Al morir perdemos la oportunidad de realizar buenas obras. Las almas en el purgatorio ya no pueden cosechar méritos como podemos hacer nosotros.

También se dice que los ángeles nos envidian porque nosotros podemos hacer buenas obras y ofrecérselas a Dios, mientras que ellos no pueden ni tampoco pueden hacer ya más méritos (risas).

—¿Qué ocurre con quien sabe que el purgatorio existe pero sigue con su vida y peca igualmente, pensando que no va a ser tan malo?

—¡Se arrepentirá muchísimo de pensar así! Muchísimo más que los que cometan el mismo pecado sin conocer la existencia del purgatorio.

—¿Cuál es el principal objetivo de todo lo que usted experimenta?

—Dios lo permite para que a través de mi apostolado otras personas entiendan claramente que nuestro tiempo en la tierra es solamente para ganarnos el Cielo. Nuestro objetivo aquí es ser buenos unos con otros y de esta manera reunirnos con Dios, tanto aquí y ahora, como luego en la eternidad. Cumpliendo esto, la vida se vuelve mucho más preciosa para todos y también se ve claramente las vidas absurdas de tantísimas personas. Nos muestra la inmensidad del amor de Dios y que la vida puede ser de una belleza gloriosa cuando trabajamos a su lado. Así que lo que se me da a conocer debería servir para que muchos encuentren una orientación más clara y definitiva a su vida, si desean cumplir la voluntad celestial de Dios y participar de su belleza.

—Y resumiendo, ¿qué es lo que usted misma ha aprendido a lo largo de todos estos años de experiencias tan singulares?


—A amar a Dios con todas mis fuerzas.

sábado, 25 de octubre de 2014

Novena y Rosario por las Almas del Purgatorio

Hermanos en Jesucristo,
que oyen estos Suspiros,
si quieren pueden sacarnos
de estos velados retiros.
A la Virgen y a los Santos
pídanles quieran mediar.
        
R: Que Dios las saque de penas
y las lleve a descansar.

Rosario y Novena a las
Almas del Purgatorio



(Para descargar hacer 'clic' en la imagen)


lunes, 20 de octubre de 2014

Libro completo: "Un Joven Heroico Desconocido", escrito por el Hno. Ginés de María


A la edad de 18 años, el joven español, Olimpio Fernández Cordero (1903-1927), ingresó al noviciado en el convento de Bujedo (Burgos) para hacerse Hermano de La Salle. Tomó el nombre de Hno. Estalislao José en la vida religiosa y los votos no canónicos. Desde el comienzo de su noviciado esta alma escogida de Dios recibió Mensajes del Cielo, la Gracia de la Encarnacióon Mística, el Don de Impecabilidad, llevar a Jesús Sacramentado en su pecho y profecías sobre el Reinado de los Corazones Eucarísticos de Jesús y María. Murió el 28 de marzo de 1927.


Un Joven Heroico Desconocido

(Para descargar el libro hacer 'clic' en la imagen)


domingo, 19 de octubre de 2014

martes, 30 de septiembre de 2014

Oración a la Sagrada Familia por el Sínodo de Obispos sobre la Familia

Sínodo de Obispos sobre la Familia, del 5 al 19 de Octubre de 2014

El Papa Francisco quiere involucrar en la preparación del Sínodo de Obispos los Santuarios, Iglesias y Parroquias que están dedicadas a la Sagrada Familia; como Nazaret en Tierra Santa, Loreto en Italia y la Sagrada Familia en Barcelona.

La Penitenciaría Apostólica concedió la Indulgencia Plenaria a todos los que, en estos meses, se reúnan en estos lugares de culto y reciten la Oración a la Sagrada Familia, compuesta por el Santo Padre.

Para ganar la indulgencia plenaria, que puede ser aplicada por los difuntos, es necesario:

Confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Santo Padre.

Los ancianos y enfermos que no pueden salir de casa pueden ganar la indulgencia plenaria los sábados y días dedicados a la Virgen María, rezando la Oración a la Sagrada Familia delante de una imagen o estampa de Nuestra Señora de Loreto.


Oración a la Sagrada Familia

Jesús, María y José,
en Ustedes contemplamos
el esplendor del verdadero Amor
y a Ustedes nos dirigimos con confianza.

Sagrada Familia de Nazaret,
hagan también de nuestras familias
lugares de comunión y cenáculos de oración,
escuelas auténticas del Evangelio
y pequeñas iglesias domésticas.

Sagrada Familia de Nazaret,
nunca más se viva en las familias la experiencia
de la violencia, el cierre y la división;
quien quiera que haya sido herido o escandalizado
conozca pronto el consuelo y la cura.

Sagrada Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de Obispos
pueda despertar de nuevo en todos
la conciencia del carácter sagrado
e inviolable de la familia
y su belleza en el designio de Dios.

Jesús, María y José,
escuchen y atiendan nuestras súplicas.

Amén.




lunes, 29 de septiembre de 2014

Himno Litúrgico para la Fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael




En la hora en que Cristo resucita,
clama Miguel, el poderoso príncipe:
«¿Quién como tú, mi Dios, Jesús humilde?
Al pecado de los hombres descendiste
y hoy el Padre te signa y te bendice.»

En la hora en que Cristo resucita,
Dice Gabriel, el que anunció a María:
«¡Exulta, Iglesia, virgen afligida,
el santo vencedor es tu Mesías!
Nadie podrá dar muerte a tu alegría.»

En la hora en que Cristo resucita,
Proclama Rafael, el peregrino:
«¡Glorificad conmigo a aquel que dijo:
Yo soy la luz del mundo y el camino!
¡Bendecidle, que el viaje está cumplido!»

En la hora en que Cristo resucita,
se ha tendido la escala misteriosa
y el coro de los ángeles le adora:
«¡Somos, Señor, los siervos de tu gloria,
cielo y tierra cantemos tu victoria!» 

Amén.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Del libro, ¡Sáquennos de aquí! - Entrevista a María Simma, por Nicky Eltz. Capítulo 2


2. LA HISTORIA DE MARÍA SIMMA
           

—Por favor, ¿podría contarme un poco acerca de su infancia y de su adolescencia?
           
—En tres ocasiones distintas quise entrar en un convento. Ya desde niña le comentaba a mi madre que no me casaría y ella me contestaba: "Ya me lo dirás cuando tengas veinte años". "No, mamá, no voy a cambiar mi forma de pensar", respondía. "Es algo que siento firmemente dentro de mí. Entraré en un convento o me iré a trabaja a algún lugar del mundo donde pueda ayudar a otras personas".
           
Mi madre siempre se preocupaba mucho por las ánimas del purgatorio y yo, ya de escolar, también hice mucho por ellas. Más adelante, simplemente decidí ofrecerlo todo por ellas. Así que cuando dejé el colegio pensé: "Bien, entraré en un convento. Quizá es lo que Dios quiere de mí".
           
A la edad de diecisiete años, fui al convento del Sagrado Corazón de Jesús en la ciudad de Hall, en el Tirol. Y apenas transcurridos seis meses me dijeron directamente: "Tienes una salud muy delicada para permanecer con nosotras". Porque yo, a los ocho años de edad, había sufrido de pleuresía y de neumonía y, como consecuencia, no estaba completamente desarrollada físicamente. Al cabo del año tuve que irme, pero aun así la madre superiora me dijo: "Estoy segura de que tienes vocación para una orden religiosa, pero espera dos o tres años hasta que estés más fuerte y luego busca una orden menos severa, quizá una orden de clausura". A partir de ese día me dije: "O entro en una orden de clausura o no entro en ninguna. No; no esperaré, quiero ir ya inmediatamente".
           
El segundo convento quedaba en Thalbach, cerca de Bergenz, y pertenecía a las Dominicas. A los ocho días solamente me dijeron: "Tu salud es muy delicada, no te puedes quedar". Más tarde oí hablar de las Hermanas Misioneras. "Misionar, eso es lo que quiero. Por eso los otros dos conventos no eran los apropiados". Entonces pedí ser admitida en las Hermanas Franciscanas en Gossau, Suiza. "Sí, puedes venir", me respondieron. Tuve que contarles que ya había estado en otros dos conventos y que en ambos me habían pedido que lo dejara. Como consecuencia, siempre me daban las tareas más duras y las otras novicias me preguntaban: "¿Por qué haces todo eso sola? Nosotras no podríamos". "Observad, el Señor me ayudará. No importa, haré todo lo que me pidan". Y un día me dijeron: "Hoy puedes quedarte aquí y hacer algo más sencillo". Entonces pensé: "Esto significa que o debo irme o que han visto que soy apta". Pero cuando la encargada de las novicias bajó las escaleras, me miró con tanta tristeza que lo supe inmediatamente: "Sí, me tengo que ir a casa". Se acercó y me dijo: "Debo decirte algo". "Sí, lo sé, debo irme otra vez, ¿no es cierto?". "¿Quién te lo ha dicho?". "Lo veo en su rostro". "Sí, estás demasiado débil para ser una de nosotras". Entonces tomé una decisión: "Si no puedo quedarme aquí, no entraré en ningún convento. No debe ser voluntad de Dios". Y debo decir que desde ese momento mi alma sufrió mucho. Me volví impaciente y le dije a Dios: "Oye, Dios, tú tendrás las culpa si no hago tu voluntad". Lo que yo no sabía era que no debemos exigirle milagros. Todavía era joven. A menudo pensaba que Dios estaba tratando de mostrarme lo que Él quería de mí pero que yo no podía entender qué era. Esperaba encontrar una nota escrita a mano, escondida debajo de un montón de heno.
           
—María, usted ha dicho que su madre se tomaba muy en serio a las ánimas del purgatorio. ¿Quiénes son esas ánimas y qué significa que se las tomaba en serio?
           
—Estas ánimas son las almas de las personas ya fallecidas que no han alcanzado el Paraíso; son almas que aún se encuentran en el Purgatorio. En otros países se las conoce como "Benditas Almas" o "Almas Elegidas" y esos términos son, bíblicamente, más correctos que el de "Pobres Almas"[6]. Aunque, por otro lado, "pobre" también está bien porque dependen en un ciento por ciento de nosotros, y los pobres dependen verdaderamente de los demás.
           
Mi madre rogaba mucho por ellas y realizaba muchos actos caritativos, siempre las tuvo cerca de su corazón. Siempre nos decía a nosotros, sus hijos, que si alguna vez necesitábamos algún tipo de ayuda, que se la pidiéramos a las almas porque son nuestros ayudantes más agradecidos. Mi madre también era muy devota del padre Vianney, el Santo Cura de Ars, y frecuentemente hacía peregrinaciones a Ars. Hoy tengo casi la certeza de que mi madre también debió haber experimentado a las almas de alguna u otra manera, pero nunca nos lo reveló a los pequeños.
           
En 1940, cuando comenzaron estas experiencias, rápidamente comprendí que esto era lo que Dios quería de mí. La primera alma vino a visitarme cuando yo tenía veinticinco años. El Señor me hizo esperar hasta entonces.
           
—Dice que el alma de un difunto vino a usted. ¿Intenta decirme que entró en su cuarto a visitarla?
           
—Así es; y todavía lo hacen hoy en día. Desde 1940, cuando comenzó, hasta 1953 solamente venían dos o tres almas cada año y la mayoría a lo largo del mes de noviembre. En ese entonces trabajaba en casa o con niños; también como empleada doméstica en una granja en Alemania, y luego aquí en un pueblo vecino. Durante el año mariano de 1954 me visitó un alma cada noche. Y en cuanto a lo que se refiere a mi salud, debo admitir y agradecer a Dios que mejorara con este trabajo. En ocasiones, cuando tengo que hacer muchas cosas, mi salud recae un poco; pero, en general he gozado de buena salud. ¡Cuántas veces le he agradecido que no me dejara entrar en una orden religiosa! Dios siempre nos da lo que necesitamos para hacer su voluntad.
           
Desde hace muchos años salgo y doy conferencias. Una mujer alemana las organiza y me lleva en coche hasta cada lugar. Me llama y me dice: "¿Este día o este otro puedes ir a este pueblo o a este otro pueblo?". Ya la primera vez que fui invitada me encontré con dos compromisos y no pude ir porque tenía un invitado de visita. En la mayoría de los casos, mis conferencias son bien recibidas, pero tengo que aguantar a algunos sacerdotes más jóvenes y modernos. Los creyentes más mayores, y en su mayoría los sacerdotes de cierta edad, no rechazan lo que cuento.
           
—¿Por qué cree que le ha pasado esto a usted?
           
—No puedo saberlo exactamente. Como le he dicho, siempre he querido ofrecer mi vida a Dios y, por lo tanto, la oración se ha convertido en algo muy importante para mí. He rezado mucho y he ofrecido muchas cosas por las benditas ánimas del purgatorio. Además, también he hecho un voto a Nuestra Señora para ser un alma sufriente, especialmente por ellas. Sí, eso puede que haya tenido algo que ver.
           
—¿Me puede decir qué grado de formación académica tiene usted?
           
—Terminé la escuela pública primaria. En esos años, solo era obligatoria por ley la escuela primaria, y nosotros éramos pobres.
           
—Entonces, ¿a qué edad fue por última vez a una escuela?
           
—Déjeme ver. Tenía once años; no, doce. Sí, ahora lo recuerdo; tenía doce años cuando dejé el colegio definitivamente.
           
—¿Cuántos niños había en su familia?
           
—Yo era la segunda de ocho hermanos y ciertamente no podíamos permitirnos más que la primaria. Recuerdo que el almuerzo y la cena normalmente consistían solamente en sopa y pan.
           
—Le pregunto acerca de su formación académica porque pienso que es importante para poder hacerme una mejor idea de sus respuestas. Para evaluar si provienen de lo que le dicen las almas que la visitan, es decir, del más allá, o si son sus propias opiniones que se ha formado con lo que ha estudiado y con lo que ha vivido y, obviamente, de la influencia de las personas con las que se relaciona. ¿Puede decirme de dónde vienen sus respuestas?
           
—Sí, lo entiendo. Toda mi vida gira alrededor de esta experiencia, pero su interés es válido. Si digo: "las almas del Purgatorio han dicho...", entonces es claro. Si no comienzo de esa forma puede pensar que es mi opinión. Pero, por favor, ayúdeme y pregúnteme si no está seguro del todo. Puede ser que en ocasiones no comience de esa forma, porque me reúno con las almas aproximadamente tres veces por semana en estos días; y ellas son las "personas", se podría decir, con las que me relaciono con más frecuencia. No hay prácticamente una persona viva con la que pase tanto tiempo seguido durante la semana, excepto quizá con unos pocos vecinos, con los que veo en la iglesia y con el sacerdote. Vivo sola aquí arriba y la mayoría de los que vienen con nombres, preguntas o en busca de oraciones u otra ayuda, generalmente llagan de muy lejos.
           
—Entonces entiendo que debido a su educación relativamente escasa y a su vida humilde, simple y recluida aquí arriba, lo que me diga se basa, en su mayor parte, en lo que estas almas que la visitan le han contado, ¿verdad?
           
— Exactamente, así puede entenderlo.


______________________________

[6] En inglés, a las almas que se encuentran en el purgatorio se les llama "Poor Souls" que, traducido literalmente, significaría Pobres Almas. En español, se les llama "Benditas ánimas del purgatorio" o "Benditas almas del purgatorio" indistintamente (N. del T.)

martes, 23 de septiembre de 2014

Experiencias místicas del Padre Pío

El día 12 de agosto de 1912, experimentó por primera vez la “Llaga del Amor”. El Padre Pío le escribió a su director espiritual explicándole lo sucedido: 

“Estaba en la Iglesia haciendo mi acción de gracias después de la Santa Misa, cuando de repente sentí mi corazón herido por un dardo de fuego hirviendo en llamas y yo pensé que me iba a morir”.

Una Aparición de la Virgen con el Niño, la tuvo el 20 de julio de 1913. El Padre Pío la describió con estas palabras:

“Me sentí transportado por una fuerza superior a una estancia muy espaciosa, llena toda de una Luz vivísima. Sobre un alto Trono cubierto de joyas vi sentada a una Señora de rara belleza, era la Virgen Santísima, y tenía en Su regazo al Niño, que mostraba un comportamiento majestuoso, un Rostro más espléndido y luminoso que el sol. Alrededor había una gran multitud de Ángeles bajo formas también resplandecientes.”

El 5 de agosto de 1918. En gran simplicidad, el Padre le narró a su director espiritual lo sucedido:

“Yo estaba escuchando las confesiones de los jóvenes la noche del 5 de agosto cuando, de repente, me asusté grandemente al ver con los ojos de mi mente a un visitante celestial que se apareció frente a mí. En su mano llevaba algo que parecía como una lanza larga de hierro, con una punta muy aguda. Parecía que salía fuego de la punta. Vi a la persona hundir la lanza violentamente en mi alma. Apenas pude quejarme y sentí como que me moría. Le dije al muchacho que saliera del confesionario, porque me sentía muy enfermo y no tenía fuerzas para continuar. Este martirio duró sin interrupción hasta la mañana del 7 de agosto. Desde ese día siento una gran aflicción y una herida en mi alma que está siempre abierta y me causa agonía.”

Un poco más de un mes después de haber recibido el traspaso del corazón, el Padre Pío recibe las señas, ahora visibles, de la Pasión de Cristo. El Padre describe este fenómeno y gracia espiritual a su director por obediencia: 

“Era la mañana del 20 de septiembre de 1918. Yo estaba en el coro haciendo la oración de acción de gracias de la Misa y sentí poco a poco que me elevaba a una oración siempre más suave, de pronto una gran Luz me deslumbró y se me apareció Cristo que Sangraba por todas partes. De Su Cuerpo Llagado salían rayos de Luz que más bien parecían flechas que me herían los pies, las manos y el costado. Cuando volví en mí, me encontré en el suelo y llagado. Las manos, los pies y el costado me sangraban y me dolían hasta hacerme perder todas las fuerzas para levantarme. Me sentía morir, y hubiese muerto si el Señor no hubiera venido a sostenerme el corazón, que sentía palpitar fuertemente en mi pecho. A gatas me arrastré hasta la celda. Me recosté y recé, miré otra vez mis llagas y lloré, elevando himnos de agradecimiento a Dios.”

El 15 de agosto de 1929, Fiesta de la Asunción, el Padre Pío es gratificado por una Aparición de la Virgen con el Niño mientras celebraba la Misa. Él mismo describe así el episodio:

“Esta mañana subí al Altar no sé cómo. Los dolores físicos y las penas internas parecían competir para martirizar todo mi pobre ser... A medida que me acercaba a la consumación de las Sacratísimas Especies, este violento estado aumentaba más y más. Sentía morir. Una tristeza moral me invadía por completo y creía que todo había terminado para mí: la vida del tiempo y la vida eterna... Al consumir la Hostia Santa, una Luz repentina me invadió todo por dentro y vi claramente a la Madre Celeste con el Niño en brazos y ambos me dijeron: ‘¡Tranquilízate, estamos contigo, tú nos perteneces y nosotros somos tuyos!’. Al oír esto, ya no vi nada... Durante todo el día me sentí ahogado en un mar de dulzura y de amor indescriptibles.”