viernes, 27 de febrero de 2015

Primer Viernes de Cuaresma: El Vía Crucis por los Sacerdotes


Tomado del Libro: "María, Madre de la Iglesia" (May-Ago / 2009)
Revelaciones dadas a Agustín del Divino Corazón - Manizales, Colombia


Cuarta Estación
Jesús encuentra a Su Madre

“Corazón Agonizante de Jesús, que Te has encontrado con Tu purísima Madre cuando ibas camino al Calvario; por el sufrimiento que sentiste, Te ruego por los Sacerdotes para que tengan un encuentro personal con María; encuentro que los moverá a amarla y a darle el culto que como Madre de Dios se merece.”


El Vía Crucis por los Sacerdotes (2009)


(Para descargar hacer 'clic' en la imagen)


jueves, 19 de febrero de 2015

El Vía Crucis Dictado por Jesús


Tomado del Libro: “Emmanuel, DIOS-CON-NOSOTROS” (2008)
Revelaciones dadas a Agustín del Divino Corazón – Manizales, Colombia


Primera Estación
Jesús es juzgado y condenado a muerte.

“Contempladme silencioso, delante del gobernador romano, esperando pacientemente Mi condena de muerte en la Cruz. Mis enemigos están sedientos de Mi Sangre porque Me consideran culpable; culpable por considerarme Hijo de Dios, culpable por llamarme Rey de los Judíos, culpable por anunciar un Reino, reino de paz y de justicia; culpable porque sané enfermos, liberé endemoniados, resucité muertos; culpable por devolver el estado de Gracia a multitud de pecadores…”



El Vía Crucis Dictado por Jesús (2008)


(Para descargar hacer 'clic' en la imagen)


martes, 17 de febrero de 2015

Que Mi Rostro sea honrado con una Fiesta particular el Martes de Quincuagésima (Martes anterior al Miércoles de Cenizas)


Sierva de Dios María Pierina de Micheli, Italia 
(1890-1945)

Devoción al Divino Rostro y Divina Cabeza de Jesús


Promesas de Jesús a los devotos de Su Divino Rostro

·   “Deseo que Mi Rostro, el Cual refleja las íntimas Penas de Mi Alma, el Dolor y el Amor de Mi Corazón, sea más honrado. Quien Me contempla Me consuela.” (1º Viernes de Cuaresma, 1936)

·  “Cada vez que se contemple Mi Rostro, derramaré Mi Amor en los corazones y por medio de Mi Divino Rostro, se obtendrá la salvación de tantas almas.” (Martes de Pasión, 1936)

·   “Podría ser que algunas almas teman que la Devoción a Mi Divino Rostro, disminuya aquélla de Mi Corazón. Decidles que, al contrario, será completada y aumentada. Contemplando Mi Rostro las almas participarán de Mis Penas y sentirán el deseo de amar y reparar. ¿No es ésta, tal vez, la verdadera Devoción a Mi Corazón?” (1937)

·  “¿Veis cómo sufro? Y sin embargo, de poquísimos Soy comprendido. ¡Cuántas ingratitudes de parte de aquellos que dicen amarme! He dado Mi Corazón como objeto sensibilísimo de Mi gran Amor por los hombres y doy Mi Rostro como objeto sensible de Mi Dolor por los pecados de los hombres: Quiero que sea honrado con una Fiesta particular el Martes de Quincuagésima,[1] Fiesta precedida de una Novena en que todos los fieles reparen Conmigo, uniéndose a la participación de Mi Dolor.” (1938).

·   Quiero que Mi Rostro sea honrado de un modo particular el Martes.” (1939).






[1] El Papa Pío XII instauró la Fiesta Universal de la Santa Faz, el Martes anterior al Miércoles de Cenizas.


miércoles, 11 de febrero de 2015

157º Aniversario de las Apariciones de la Virgen a Santa Bernardita. El Mensaje de Lourdes.



Se llama ‘Mensaje de Lourdes’ a los gestos y palabras que intercambiaron la Santísima Virgen y Bernardita, en la Gruta de Massabielle, Lourdes, Francia, durante las 18 Apariciones, desde el 11 de Febrero al 16 de Julio de 1858.


Jueves, 11 de Febrero de 1858
Primera Aparición de la Virgen: El Encuentro.

Aquel jueves, 11 de Febrero, se había terminado la leña en la casa y Bernardita se ofreció para ir a recogerla cuesta abajo, a la vera del torrente Gave, con su hermana Toinette y Juana Abadie, a quien llamaban Baloum. Las tres niñas descendieron hasta la gruta de Masse-Vieille o ‘Piedra Vieja’. En tiempos de Bernardita, esa gruta era un lugar sucio, oscuro, húmedo y frío. La llamaban «el cubil de los cerdos», porque allí iban a resguardarse los cerdos que pastaban en los alrededores.

Según su relato, Bernardita oyó un fuerte rumor de viento. ¡Qué es esto!, —se decía—. Sin embargo, las hojas de los árboles estaban inmóviles. El ruido del viento empezó de nuevo y más fuerte en la gruta. Bernardita notó entonces que sólo un arbusto que estaba en la gruta se movía con el viento, mientras los demás permanecían inmóviles. Y ahí, desde el fondo de la gruta, emergió una nube dorada e inmediatamente una maravillosa Aparición se destacaba delante de ella, deteniéndose sobre el arbusto de rosas silvestres que estaba a la entrada de la gruta. En este mismo momento empezaron a sonar las campanas de la Iglesia parroquial y se oyó el canto del Ángelus.

Así narró Bernardita la Primera Aparición:

‘En la abertura de una roca, llamada cueva de Masse-Vieille, vi a una ‘Joven’. Creyendo engañarme, me restregué los ojos; pero alzándolos, vi de nuevo a la Joven, que me sonreía y me hacía señas de que me acercase. La Mujer vestía túnica blanca con un velo que Le cubría la Cabeza y llegaba hasta los Pies, sobre cada uno de los cuales tenía una rosa amarilla, del mismo color que las cuentas de Su Rosario. El ceñidor de la túnica era azul. (...) Tuve miedo. Después vi que la Joven seguía sonriendo. Eché mano al bolsillo para coger el Rosario que siempre llevo conmigo y se me cayó al suelo. Me temblaba la mano. Me arrodillé. Vi que la Joven se santiguaba... Hice la Señal de la Cruz y recé con la Joven... Mientras yo rezaba, Ella iba pasando las cuentas del Rosario (...) Terminado el Rosario, me sonrió otra vez. (...) Aquella Señora no me habló hasta la tercera vez.’

Cuando las otras dos niñas volvieron a la gruta vieron a Bernardita de rodillas. Se rieron de ella, le dijeron que estaba loca, mientras le preguntaban si volvería con ellas o se quedaría allí. Bernardita preguntó a las otras niñas si habían visto algo en la gruta y al responderle éstas que no, les contó su experiencia y les pidió silencio. Pero la hermana de Bernardita se lo contó a su mamá. La madre no le creyó y ordenó a Bernardita que se dejase de imaginaciones y que le estaba prohibido regresar a la gruta. Esa noche, mientras rezaban el Rosario en familia, Bernardita rompió en llanto, repitiendo su invocación favorita: “¡Oh, María, sin pecado concebida, rogad por nosotros que acudimos a Vos!”

La ‘Joven’, a quien Bernardita comenzó llamando ‘Aquella’ y después ‘Señora’, se le presentaría dieciocho veces.


Domingo, 14 de Febrero de 1858
Segunda Aparición de la Virgen: Usa el Agua Bendita.

El día 14 de Febrero, las niñas insistieron en que les dieran permiso para regresar a la gruta. Todos pensaban que lo que le había pasado a Bernardita era un engaño del demonio, y entonces le dijeron que fuera a la gruta y rociara agua bendita. Así huiría el demonio y se quedarían tranquilos.

Cuando llegaron a la gruta, Bernardita les pidió que se arrodillaran a rezar el Rosario. Apareció de nuevo la Virgen. El rostro de Bernardita se transfiguró. Ésta tiró el agua bendita y dijo: “Si vienes de parte de Dios, acércate a nosotras.” El agua bendita llegó hasta los Pies de la Virgen, quien sonriendo con más dulzura se acercó a Bernardita. Tomó el Rosario y se persignó con él. Empezaron ambas a rezarlo.

Bernardita estaba como muerta, su mirada extasiada fija en la gruta, tan así que las otras niñas empezaron a llorar ruidosamente. Esto atrajo a dos mujeres del cercano molino Savy. Cuando vieron a Bernardita en éxtasis trataron de moverla, de interrumpir su visión, pero nada de esto fue posible. Entonces, una de ellas fue a buscar a su hijo Antonio, un joven de 28 años. Él se quedó maravillado de lo que vio: el rostro de Bernardita era una visión celestial, no se sintió digno siquiera de tocarla. Obligado por su madre, Antonio tomó a Bernardita en sus brazos y la llevó hacia el molino Savy. En todo momento ella mantuvo sus ojos clavados en un punto por encima de su rostro. Al llegar al molino Bernardita volvió lentamente en sí, dejando el éxtasis.

Cuando su madre llegó al molino estaba furiosa, y si no castigó a su hija fue porque las señoras y Antonio la reprendieron. ¡Como se atrevía a enojarse con alguien que era más un ángel que una niña! Al atardecer ya toda la población comentaba las maravillas que ocurrían en la gruta de Lourdes, pero a los comentarios se unían las burlas, desprecios e insultos.


Jueves, 18 de Febrero de 1858
Tercera Aparición de la Virgen: La Señora le dice que no le promete la felicidad de este mundo, sino la del otro.

Luego de muchas discusiones e intentos de vencer su moral y convicción interior, los padres de Bernardita empezaron a creerle, ya que ella jamás había mentido antes y se caracterizaba por su obediencia. Además, los convenció la naturalidad con que ella exponía los eventos y sus más pequeños pormenores.

El 18 de Febrero una señora y una religiosa deseaban acompañar a Bernardita a la gruta. Fueron con ella primero, a la Santa Misa de las 5:30 a.m. y de allí se dirigieron a Massabielle. Bernardita caminaba tan rápido que parecía como si una fuerza superior la empujase hacia allá. Se arrodilló y empezó el rezo del Rosario, lanzó un grito de júbilo al ver al fondo de la gruta a la Señora. Le preguntó si se podían quedar sus dos acompañantes y la Virgen dijo que sí. Ellas también se arrodillaron y se pusieron a rezar mientras encendían una vela bendita.

A pedido de una de las señoras, Bernardita le pasó un papel a la Virgen pidiéndole que escribiera cualquier cosa que deseaba comunicarle. Bernardita también Le preguntó Su Nombre. La Señora no se lo dijo de momento, pero le propuso una cita diaria durante quince días.

La Virgen le dijo:

“Lo que tengo que decirle, no es necesario escribirlo. ¿Quiere usted hacerme el favor de venir aquí durante quince días?”

Bernardita queda desconcertada. Fue la primera vez que alguien me trató de usted, —dirá luego—. Y explicará esta expresión añadiendo: “Me miraba como una persona mira a otra persona.” 

Bernardita le prometió ir por quince días y la Virgen le respondió:

“Yo no le prometo la felicidad de este mundo, sino la del otro.”


Viernes, 19 de Febrero de 1858
Cuarta Aparición de la Virgen: Las Velas delante de la Gruta.

El rumor de las Apariciones se esparció rápidamente y una gran multitud acudió a la gruta a partir de entonces.

El 19 de Febrero, llegó Bernardita a la gruta acompañada de sus padres y un centenar de personas. A partir de este día, iba a todas las Apariciones con una vela encendida. Al final de la Aparición, Bernardita se dirigió hasta el fondo de la gruta y allí dejó la vela encendida, apoyándola en la roca. Esta vela quizás en un momento fue la única; ahora son millones las que arden constantemente ante la imagen de la Virgen.


Sábado, 20 de Febrero de 1858
Quinta Aparición de la Virgen: La Oración Personal.

Alrededor de 500 personas la acompañaban. La Señora y Bernardita se hablaban en confidencia. La Virgen le enseñó una oración que le hacía repetir, pero que no quiso que la diera a conocer. Al terminar la Aparición, una gran tristeza invade a Bernardita.


Domingo, 21 de Febrero de 1858
Sexta Aparición de la Virgen: El Comisario de Policía interroga por largo rato a Bernardita.

Por la mañana temprano, la Señora se presenta a Bernardita, a la que acompañan un centenar de personas. Después es interrogada por el comisario de policía Jacomet, que quiere que diga lo que ha visto. Bernardita no habla más que de “AQUELLA”.

Esta niña de sólo 14 años en 1858, tuvo que ser sabia, firme, extraordinariamente valiente y saber discernir, para poder enfrentarse con las personas que trataban de disuadirla, entre ellas sacerdotes, obispos, jefes de la policía, procuradores, etc. Sus interrogatorios serían de largas horas, algunas veces días enteros; y sus interrogadores trataban de engañarla para que contradijera sus declaraciones. Pero ella se mantenía alerta, en guardia, sabiendo que ellos no querían la verdad, sino probar que lo había inventado todo.

Uno de los principales médicos de Lourdes se dedicó a estudiarla, observarla y examinarla. Éste llegó a la conclusión que en Bernardita no había ningún signo de alucinación, histeria o escape de la realidad. Dijo así: “Aquí hay un hecho extraordinario, totalmente desconocido a la ciencia y a la medicina.”

Sin embargo, las persecuciones no terminaron; la policía continuó tratándola indignamente. El Párroco de Lourdes la defendió enérgicamente, pero manteniendo una actitud cauta respecto de la Aparición. De hecho, no acudía a la gruta como las multitudes del pueblo y de la región sí lo hacían. En todo este proceso Bernardita se mantuvo firme pero con humildad, nunca tomando una posición defensiva, ni de ataque contra nadie.


Lunes, 22 de Febrero de 1858
Séptimo Día:

La Virgen no se le apareció. Todos se burlaban de Bernardita. Ella lloraba pensando que quizás había cometido alguna falta y que por eso la Virgen no se le había aparecido. Pero tenía la firme esperanza de volver a verla.

Una de las cosas que más sorprendía a la gente era ver a una humilde y sencilla pastorcita, carente de adecuada educación, saludar con gracia y dignidad a la Virgen al concluir la Aparición. Le preguntaron una vez: “Dime, ¿quién te ha enseñado a hacer tan graciosos saludos?” “Nadie, —contestó—, no sé como habré saludado, trato de hacerlo como lo hace la Visión y Ella me saluda de este modo cuando se marcha.”


Martes, 23 de Febrero de 1858
Séptima Aparición de la Virgen: La Vidente revelará que le ha sido confiado un 'Secreto' todo para ella.

Rodeada por unas ciento cincuenta personas, Bernardita se dirige hacia la Gruta. La Virgen le da a Bernardita un secreto que sólo a ella le concierne y que no puede revelar a nadie. Dos lagrimones humedecieron sus mejillas.


Miércoles, 24 de Febrero de 1858
Octava Aparición de la Virgen: ¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Penitencia!

Hubo un momento en que la Aparición parecía hacerse hacia atrás, y como hundirse en el interior de la roca. Para no perderla de vista, Bernardita fue acercándose de rodillas. Observó que la Virgen se había puesto triste.

Le preguntaron a Bernardita si la Señora le había hablado, si le había dicho alguna cosa.

Y —según Bernardita—, Aquella dijo:

“¡Penitencia! ¡Penitencia! ¡Penitencia! Rezad por los pecadores.”

Le hizo repetir estas palabras y Bernardita lo hacía mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí le reveló un secreto personal y después desapareció.  Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos.

La Virgen le había dicho:

“Rogará por los pecadores... besará la tierra por la conversión de los pecadores.”

Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra. Bernardita se volvió hacia los asistentes y les hacía señas de: “Ustedes también besen la tierra.” Desde entonces, le fue encomendada a Bernardita la penitencia por los pecadores. Un día la Virgen la mandó a subir y bajar varias veces la gruta de rodillas, la Virgen tenía la cara llena de tristeza. “La Virgen me lo ha mandado por mí y por los demás”, —dijo ella—.


Jueves, 25 de Febrero de 1858
Novena Aparición de la Virgen: La Fuente Milagrosa

Trescientas personas están allí presentes. Bernardita cuenta:

“Hija Mía, —le dijo en la Visión—, quiero confiarle el último secreto; igual que los otros dos, no los revelará a ninguna persona de este mundo.”

“Y ahora —le dijo la Virgen, después de un momento de silencio— vaya a beber y a lavarse los pies a la fuente, y coma de la hierba que hay allí.” Y le señaló hacia el fondo.

Bernardita va al fondo de la gruta, cuando estuvo cerca de la roca, buscó con la vista la fuente; no encontrándola y queriendo obedecer, miró a la Virgen.

A una nueva señal de Ella, Bernardita se inclinó y escarbando la tierra con la mano, pudo hacer en ella un hueco. De repente, se humedeció el fondo de aquella pequeña cavidad y viniendo de profundidades desconocidas a través de las rocas, comienza a brotar el agua, primero sucia, después clara y limpia que pronto llenó el hueco.

Mezclada con la tierra cenagosa, Bernardita la acerco tres veces a sus labios, no resolviéndose a beberla. Pero venciendo su natural repugnancia al agua sucia, bebió de la misma y se mojó también la cara.

Todos empezaron a burlarse de ella y a decir, que ahora sí se había vuelto loca. Bernardita sólo contesta: “ES POR LOS PECADORES.” Pero, con su débil mano Bernardita acababa de abrir, sin saberlo, un manantial de agua milagrosa que ha sanado a miles de personas desde aquella fecha hasta nuestros días. Es un agua virgen, muy pura, que tiene la peculiaridad que ninguna bacteria sobrevive en ella. (Simboliza la Inmaculada Concepción, en cuyo Ser nunca hubo mancha de pecado original ni personal).


Viernes, 26 de Febrero de 1858.  
El agua milagrosa obró el 1º Milagro.

Había en Lourdes un pobre obrero de las canteras, llamado Bourriette, quien veinte años antes había tenido el ojo izquierdo horriblemente mutilado por la explosión de una mina. Era un hombre muy honrado y muy cristiano. Mandó a la hija a buscarle agua a la nueva fuente y se puso a orar, aunque estaba un poco sucia, se froto el ojo con ella. Comenzó a gritar de alegría… Las negras tinieblas habían desaparecido; no le quedaba más que una ligera nubecilla, que fue desapareciendo al seguir lavándose.

Los médicos habían dicho que él jamás se curaría. Al examinarlo de nuevo no quedó más remedio que llamarle a lo sucedido por su nombre: Milagro. Y lo más grande era que el milagro había dejado las cicatrices y las lesiones profundas de la herida, pero había devuelto aun así la vista. Muchos milagros siguen sucediendo en Lourdes.


Sábado, 27 de Febrero de 1858
Décima Aparición de la Virgen: La niña bebe del Agua y hace gestos de penitencia.

Hay allí ese día ochocientas personas. La Aparición permanece silenciosa. Bernardita bebe agua del manantial y hace los gestos habituales de penitencia.

Durante las siete primeras Apariciones, Bernardita aparecía con rostro radiante de felicidad y de luz. Pero, entre la octava y la duodécima Aparición, todo cambia: La cara de Bernardita se vuelve dura, triste, dolorosa y sobre todo realiza gestos incomprensibles.

Va de rodillas hasta el fondo de la Gruta. Besa el suelo, sucio y asqueroso, de la gruta. Come hierbas amargas. Escarba en el suelo y, por tres veces, intenta beber agua fangosa. Se embadurna la cara con esa misma agua embarrada. Luego mira a la gente y abre los brazos. Todos dicen al verla: “Está loca”.

Bernardita repetirá los mismos gestos durante cuatro Apariciones. ¿Qué significa eso? ¡Nadie lo entendió! Con todo, estamos en el centro del ‘Mensaje de Lourdes’. Estos gestos son, en efecto, gestos bíblicos. Porque la ‘Señora’ se lo pide.


Domingo, 28 de Febrero de 1858
Décima Primera Aparición de la Virgen: El juez la amenaza con meterla en la cárcel si continúa yendo a la gruta.

Más de mil personas asisten al éxtasis. Bernardita reza, besa la tierra y se arrastra de rodillas en señal de penitencia. Las autoridades civiles tomaron carta en el asunto. El comisario llegó a recogerla para hacerle un largo examen. A continuación se la llevan a casa del juez Ribes, que la amenaza con meterla en la cárcel si continuaba yendo a la Gruta.

Mientras, las autoridades acusaban a la pequeña joven de perturbar el orden público y la amenazaban con la cárcel. La niña mantuvo una consistente actitud de calma durante los interrogatorios, sin cambiar su historia ni su actitud, ni pretender tener un conocimiento más allá de lo dicho respecto de la visión descrita. Las opiniones de los vecinos de Lourdes estaban divididas. Aquellos vecinos que creían que Bernardita decía la verdad, asumían que la Mujer que se le aparecía era la Virgen María. Sin embargo, Bernardita nunca sostuvo en ese tiempo ‘haber visto a la Virgen’, y continuó usando el término ‘Aquella’.

Llegaría un tiempo donde sus cualidades, su fuerza interior, su rapidez al contestar, todas usadas para defender las Apariciones de la Virgen, se usarían en su contra. Aquellos que la apoyaban sabían entender sus grandes virtudes, pero para los que la criticaban eran sus grandes defectos. A su fortaleza interna le llamaban terquedad; a su rapidez en responder le llamaban insolencia.


Lunes, 1 de Marzo de 1858
Décima Segunda Aparición de la Virgen: 2º Milagro.

Bendición del Rosario. Se han congregado más de mil quinientas personas y entre ellas, por primera vez, un Sacerdote. Durante la noche, Catalina Latapie, una amiga de Lourdes, acude a la Gruta, moja su brazo dislocado en el agua del manantial y el brazo y la mano recuperan su agilidad.


Martes, 2 de Marzo de 1858
Décima Tercera Aparición de la Virgen: Mensaje a los Sacerdotes

La muchedumbre aumenta cada vez más. La ‘Señora’ pidió dos cosas a Bernardita: Que se hicieran procesiones a la gruta y se construyera allí mismo una Capilla en Su honor. María le dice:

“Y ahora, hija Mía, ve a decir a los Sacerdotes que se construya aquí una Capilla y que se venga en procesión.”

Acompañada por dos de sus tías, Bernardita acudió al párroco, Padre Dominique Peyramale, con el pedido. El Sacerdote era un hombre inteligente, pero que descreía de visiones y milagros. “Edificar una capilla... pero, ¿en honor de quién?” —preguntaron los prelados, a quienes Bernardita refirió el coloquio.

Uno de los párrocos le dijo: “Puedes comprender, que yo no puedo bastarme de tu solo testimonio. Di a esa gran Señora que se dé a conocer; si es la Virgen, que lo manifieste mediante un gran milagro. ¿No dices que se te aparece encima de un rosal silvestre? Entonces, dile de mi parte, que si quiere un Santuario, que haga florecer el rosal.”

El Sacerdote se mostraba firme y distante en su actitud exterior, pero luego confesó que en su interior sentía una gran emoción y amor al escuchar los relatos de la pequeña niña. Su responsabilidad como pastor lo obligaba a ser cauto y conservador.


Miércoles, 3 de Marzo de 1858
Décima Cuarta Aparición de la Virgen: La respuesta fue una sonrisa.

A las siete de la mañana, cuando ya hay allí tres mil personas, Bernardita se encamina hacia la Gruta; pero ¡la Visión no aparece! Al salir del colegio, siente la llamada interior de la Señora y acude a la Gruta.

Toda la gente quiso saber qué pasaría con el encargo del Párroco, y si la Virgen haría el milagro del rosal. Bernardita como siempre llegó a la Gruta y se arrodilló, sin poner atención en absoluto a la gente que iba por curiosidad.

Bernardita le contó a la Virgen lo que el Sacerdote le volvió a decir: “Si de verdad la Señora quiere una capilla, que diga su nombre y haga florecer el rosal de la Gruta.” La Virgen sólo sonrió, sin decir una palabra.


Jueves, 4 de Marzo de 1858
Décima Quinta Aparición de la Virgen: 3º Milagro.

El gentío cada vez más numeroso (alrededor de ocho mil personas) está esperando un Milagro al finalizar estos quince días. La visión permanece silenciosa.

Siguiendo su costumbre, Bernardita, antes de dirigirse a la Gruta, asistió a la Santa Misa. Al final de la Aparición, tuvo una gran tristeza, la tristeza de la separación. ¿Volvería a ver a la Virgen?

La Virgen siempre generosa, no quiso que terminara el día sin una manifestación de Su Bondad: Un gran Milagro, un Milagro Maternal, coronación de la quincena de Apariciones.

Un niño de dos años estaba ya agonizando, se llamaba Justino. Desde que nació tuvo una fiebre que iba poco a poco desmoronando su vida. Sus padres, ese día, lo creían muerto. La Madre en su desesperación lo tomó y lo llevó a la fuente. El niño no daba señales de vida. La madre lo metió 15 minutos en el agua que estaba muy fría. Al llegar a la casa, notó que se oía con normalidad la respiración del niño. Al día siguiente, Justino se despertó con tez fresca y viva, sus ojos llenos de vida, pidiendo comida y sus piernas fortalecidas. Este hecho conmocionó a toda la comarca y pronto a toda Francia y Europa; tres médicos de gran fama certificaron el milagro, llamándolo de primer orden.

Entonces, el gobernador de Tarbes, ciudad a la que pertenecía Lourdes, reunió a todos los alcaldes de la zona para dar instrucciones precisas de prohibir de inmediato la asistencia a la Gruta de todo ciudadano. Todo fue en vano, cada día acudían más peregrinos de todas partes.

No obstante las persecuciones, las burlas y las injurias, Bernardita continuaba visitando la Gruta. Iba a rezar el Rosario con los peregrinos. Pero la dulce Visión no aparecía. Ella ya estaba resignada a no volver a ver a la Virgen.

Ese día, 4 de Marzo, Bernardita fue de nuevo a ver al párroco de Lourdes, recordándole la petición de la Virgen de levantar un Santuario en el lugar de las Apariciones. El párroco le contestó que era obra del Obispo, quien ya estaba enterado de la petición y sería el encargado de poner por obra el deseo celestial de la Visión.


Jueves, 25 de Marzo de 1858
Décima Sexta Aparición de la Virgen: ¡YO SOY LA INMACULADA CONCEPCIÓN!

El 25 de Marzo, día de la Anunciación, Bernardita se sintió fuertemente movida a ir a la Gruta; muy contenta obedeció ese llamado en su corazón, y se fue inmediatamente hacia allá. Como era una fecha solemne, los peregrinos tenían la esperanza de que la Virgen se aparecería y cuando llego Bernardita se asombró de la cantidad de personas que encontró.  Bernardita va a la Gruta, con la intención de pedirle a la ‘Señora’ que le diga Su Nombre, siguiendo la iniciativa del Padre Peyramale, párroco de Lourdes,

Sus palabras para describir la Aparición del 25 de Marzo son: 

“Ella me repitió varias veces que debía decir a los Sacerdotes que allí se debía construir una capilla e ir a la fuente para lavarme y que debía rezar por la conversión de los pecadores. Durante estos quince días me ha dado tres secretos que me ha prohibido que diga. He sido fiel hasta ahora. Después de quince días le he preguntado de nuevo Quién era. Sonreía siempre. En fin osé una cuarta vez. Entonces, con los Brazos abiertos, alzó la Mirada hacia el Cielo, después me dijo, juntando las Manos a la altura del Pecho, que era la Inmaculada Concepción. Son las últimas Palabras que me ha dirigido. Tenía los ojos azules...”

Y desapareció, dejando en Bernardita esta Imagen y ese Nombre, que oía por primera vez.

La revelación sucedió después de más de una hora, durante la cual tuvo lugar el segundo de los llamados ‘Milagros del cirio’. Bernardita sostenía un cirio encendido. Durante la visión, el cirio se consumió y la flama habría entrado en contacto directo con su piel por más de quince minutos, sin que produjera en ella ningún signo de dolor o daño tisular. Fueron testigos de ello numerosas personas presentes, entre ellas el médico de la ciudad, Dr. Pierre Romaine Dozous, quien tomó el tiempo y posteriormente lo documentó.

Mientras Bernardita se dirigía a la casa parroquial, para contarle al Padre Peyramale, —párroco de Lourdes—, ya que éste le había dado el encargo de preguntar a la Visión cómo se llamaba, iba ella por todo el camino repitiendo: ‘Inmaculada Concepción’; esas palabras tan misteriosas y difíciles para una niña analfabeta.

Cuando el párroco oyó el relato de Bernardita, quedó asombrado. ¿Cómo podía una niña sin ninguna instrucción religiosa saber el Dogma que sólo unos cuatro años antes había la Iglesia promulgado? En 1854, el Papa Pío IX había definido el Dogma de la Inmaculada Concepción, que sostiene la creencia de que la Virgen María, Madre de Jesús, a diferencia de todos los demás seres humanos, fue preservada inmune de toda mancha de culpa original desde el primer instante de Su Concepción, por singular Privilegio y Gracia del Señor Dios y en atención a los Méritos de Cristo-Jesús.

Bernardita refirió la revelación de la identidad de ‘Aquella’ al Clero, y también al abate Pène, al abate Serres, al abate Pomian… Se sucedieron interrogatorios permanentes e incisivos de parte de diferentes autoridades civiles francesas y autoridades eclesiásticas de la Iglesia Católica. En efecto, Bernardita no sabía leer ni escribir, como la mayoría de su pueblo, y no quedaba dudas acerca de su capacidad para haber leído o inventado semejantes palabras.


Lunes, 5 de Abril de 1858
Décima Séptima Aparición de la Virgen: El Milagro del Cirio: Ninguna señal de quemadura.

El 5 de Abril, lunes de Pascua Bernardita volvió a la Gruta, rodeada de una verdadera multitud de personas que oraban con ella. Arrodillada como era su costumbre, tenía en la mano izquierda la vela encendida que le acompañaba en todas las ocasiones y la apoyaba en el suelo. Absorta en la contemplación de la Reina de los Cielos, y más sabiendo ahora con seguridad que era la Virgen Santísima, levantó sus manos y las dejó caer un poco, sin percatarse que las tenía sobre el extremo de la vela encendida.

Entonces la llama comenzó a pasar entre sus dedos y a elevarse por encima de ellos, oscilando de un lado para el otro, según fuera el leve soplo del viento. Los que estaban ahí gritaban: “Se quema.” Pero ella permanecía inmóvil. Un médico que estaba cerca de Bernardita sacó el reloj y comprobó que por más de un cuarto de hora la mano estuvo en medio de la llama, sin hacer ella ningún movimiento. Todos gritaban: ¡Milagro!

El médico comprobó que la mano de Bernardita estaba ilesa. Después que terminó la Aparición: Uno de los espectadores aproximó a la mano de Bernardita la llama de la misma vela encendida, y ella exclamó: “¡Oh! ¿qué quiere usted, quemarme?”


Jueves, 16 de Julio de 1858
Décima Octava y Última Aparición de la Virgen: ¡Jamás la había visto tan Bella!

Fue el día 16 de Julio de 1858, día de la Virgen del Carmen. Bernardita, que llevó el Escapulario del Carmen toda su vida, se siente de nuevo movida a ir a la Gruta, que está cercada, vigilada y prohibida por las autoridades locales. Se dirige, pues, al otro lado del Gave, enfrente de la Gruta. Va acompañada de su tía Basile y unas vecinas. Bajan por praderas contiguas a la Gruta, siendo acompañadas por una multitud que al verla no dudó del llamado de María. Se arrodillaron lo más cerca posible de la Gruta pero sin poder llegar a ella.

Bernardita recibe la última visita de la Virgen y diría luego: Me parecía que estaba delante de la Gruta, a la misma distancia que las otras veces, no veía más que a la Virgen. ¡Jamás la había visto tan Bella!

Bernardita había cumplido su misión, con gran amor y valentía ante todos los sufrimientos que tuvo que sobrellevar y ante todos los obstáculos que el enemigo puso en su camino. Su confesor dijo repetidamente: “La mejor prueba de las Apariciones es Bernardita misma, su vida.”





lunes, 9 de febrero de 2015

Febrero 9. Beata Anne Katherine Emmerick (Libros para descargar)

Revelaciones a Anne Katherine Emmerick (1774-1824), religiosa agustina estigmatizada, que tuvo visiones sobre la Vida de Jesús y Su Santísima Madre, la cuales fueron recogidas por el escritor Clemens Brentano, desde 1819 hasta su muerte, en 1824. En 1833 publicó el primer volumen, ‘La Dolorosa Pasión de Nuestro Señor Jesucristo’, pero él murió y la obra completa fue publicada en 1852.


(Libros para descargar)

Profecías sobre los 
Últimos Tiempos


Desde el Comienzo de la
Vida Pública de Jesús
hasta la Primera Pascua
El Antiguo Testamento
De la Natividad de la Virgen
a la Muerte de San José



La Dolorosa Pasión de 
Nuestro Señor Jesucristo 
(1833)
La Primera Pascua de Jerusalén
Desde el Fin de la Primera Pascua
hasta la Prisión de San Juan Bautista