martes, 18 de noviembre de 2014

Comienza la Novena a la Virgen de la Medalla Milagrosa


NOVENA PERPETUA A LA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA
(Para descargar)

Novena Perpetua a la Virgen
de la Medalla Milagrosa


†   En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
R:  Amén.


Invocación al Espíritu Santo:
¡Ven, Espíritu Santo! Llena los corazones de Tus fieles y enciende en ellos el Fuego de Tu Amor.
V:    Envía Tu Espíritu para darnos nueva vida.
R:     Y renovarás la faz de la Tierra.

Oremos:             
¡Oh, Dios, que instruyes los corazones de Tus fieles con la Luz del Espíritu Santo! Concédenos saborear las cosas rectas según ese Tu Espíritu y gozar para siempre de Sus Divinos Consuelos. Te lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.  [1]


V:     ¡Oh, María, Sin Pecado Concebida!
R:     Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.
         (TRES VECES)


ORACIÓN

TODOS: ¡Oh, Jesús! / Que Te has dignado glorificar con innumerables milagros / a la Bienaventurada Virgen María / Inmaculada desde el primer instante de Su Concepción, / concédenos / que los que imploramos Su protección en la Tierra / podamos gozar eternamente / de Tu Presencia en el Cielo. / Tú, que con el Padre y el Espíritu Santo / vives y reinas, / Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh, Jesús! / Que para realizar Tus mejores obras / escogiste las cosas débiles del mundo, / a fin de que ninguna se gloriase ante Tu Presencia, / y que para aumentar y difundir la fe en la Inmaculada Concepción / de Tu Madre / quisiste que la Medalla Milagrosa / se manifestara a Santa Catalina Labouré, / concédenos, / que llenos de esa humildad, podamos glorificar este misterio / con alabanzas y obras.  Amén.


Memorare
San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)

Acuérdate, ¡oh, Piadosísima Virgen María!, que jamás se oyó decir que ninguno de los que han acudido a Ti, implorando Tu Protección o reclamando Tu Auxilio, hayan sido de Ti abandonados. Animado (a) por esta confianza, yo también acudo a Ti, ¡oh, Virgen, Madre de las Vírgenes y Dulce Madre mía!, y gimiendo bajo el peso  de mis pecados, me postro a Tus Pies. ¡Oh, Madre del Verbo!, no desprecies mis súplicas, antes bien, óyelas y despáchalas favorablemente. Amén.

ORACIÓN

TODOS: ¡Oh, Inmaculada Virgen María, / Madre de Nuestro Señor Jesucristo y Madre nuestra!, / llenos de viva confianza en Tu poderosa Intercesión, tantas veces manifestada por la Medalla Milagrosa, estos Tus amantes y fieles hijos, / Te suplicamos nos consigas las gracias y favores / que Te pedimos durante esta Novena, / si han de ser para el bien de nuestras almas / y de aquellas por las cuales Te pedimos. (Menciónese aquí la Gracia que se desea obtener).

¡Oh, María!, / bien sabes, / cuántas veces nuestras almas han sido morada de Tu Divino Hijo, / quien detesta la iniquidad. Consíguenos aversión al pecado / y pureza de corazón que nos una a Dios / y así, todos nuestros pensamientos, / palabras y obras / sirvan únicamente para Su mayor gloria. Consíguenos, también, / el espíritu de oración y abnegación, / para que por medio de la penitencia / recobremos lo que perdimos por el pecado, / y podamos llegar finalmente a la bendita morada donde eres Reina de los Ángeles y de los hombres. Amén.

 

ACTO DE CONSAGRACIÓN A NUESTRA SEÑORA
DE LA MEDALLA MILAGROSA

TODOS: ¡Oh, Virgen, Madre de Dios, / Inmaculada María!, / nos ofrecemos y consagramos a Ti, / bajo el Título de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa. Que esta Medalla sea para cada uno de nosotros, / prenda del Amor que nos tienes, / y nos recuerde nuestros deberes para con Contigo. Que siempre que la llevemos / nos bendiga Tu amorosa protección, / y nos conserve en la gracia de Tu Hijo.

¡Oh, Virgen poderosa, / Madre de nuestro Salvador!, / consérvanos siempre a Tu lado / en todos los instantes de nuestra vida. Concede a estos Tus hijos, / la gracia de una buena muerte, / para que en unión Contigo / podamos gozar para siempre de la entera felicidad. Amén.


V:     ¡Oh, María, Sin Pecado Concebida!
R:     Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.
         (TRES VECES)






[1] Indulgencia de cinco años. Indulgencia Plenaria bajo las condiciones usuales, si se reza esta oración cada día por un mes. Enchiridion Indulgentium, 287.


sábado, 1 de noviembre de 2014

77º Aniversario de las Apariciones aprobadas de la Virgen María en Heede, Alemania


HISTORIA DE LA APARICIONES DE MARÍA REINA DEL UNIVERSO

Heede es un pueblito alemán a orillas del Ems, en el estado de Niedersachsen (Baja Sajonia), cerca de la frontera con Holanda. Entre el 1° de noviembre de 1937 y el 3 de noviembre de 1940, la Santísima Virgen María se Apareció más de cien veces en Heede a cuatro niñas de entre 12 y 14 años: Anna Schulte, Greta Gansferth (1996), Margaret Gansferth, y Susanna Bruns (1994). Se manifestó bajo doble advocación de Reina del Universo y Reina de las pobres almas del Purgatorio…

Había estallado la segunda guerra mundial, la Gestapo, ante la afluencia de público, intervino prohibiendo aquellas reuniones e internando a las cuatro jovencitas en el hospital de Götingen. De allí pronto salieron para sus casas, al demostrarse que se encontraban en perfecto estado de salud. A partir de entonces las Apariciones fueron en distintos lugares, que ellas marcaban con una señal en la piedra. Posteriormente las cuatro videntes tuvieron que incorporarse al ejército alemán como enfermeras. Pero en 1945 hubo nuevas Apariciones, esta vez de Jesús a Margaret Gansferth.

El obispo de Osnabrück, nombró una comisión formada por dos Sacerdotes diocesanos opuestos a los hechos, para que hicieran una investigación veraz y exhaustiva. Luego de un tiempo declararon: “Poseemos pruebas inequívocas e irrefutables acerca de la verdad de estas Apariciones de Jesucristo.” El informe diocesano aprobó el carácter sobrenatural de los hechos. Luego fue enviado a Roma para su estudio por parte de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe.


Relato de las Apariciones:

Por noche del 1º de noviembre de 1937, cerca el cementerio parroquial, Margaret Ganseforth, de trece años, y su hermana Grete (estigmatizada en la primavera 1939 y fallecida el 27 enero de 1996), de once años, salen de la Iglesia donde se celebraba el día de Todos los Santos. Repentinamente perciben a una treintena de metros una ‘luminosidad que flota’ a un metro del suelo, luego ven una ‘forma luminosa’ asemejándose a una silueta de mujer. Asustadas, vuelven a entrar en la Iglesia.

Otra niña, Anni Schulte, sorprendida deja la Iglesia, explora el lugar indicado por Margaret y Grete, y ‘ve a la Virgen y al Niño’. La ceremonia finaliza. Maria y Grete, acompañadas de Anni y Adele Bruns, quince años, y de su hermana Susanne (fallecida el 22 septiembre de 1994), deciden ir de vuelta hacia el cementerio.

¡Está allí, entre los dos cipreses!, exclama Margaret. La Aparición sigue siendo silenciosa. Las niñas ven, excepto Adele, que impaciente dice: “Volvamos a entrar a la casa, no creo en estas historias”, dijo.

Margaret y Grete cuentan el hecho a su madre que alerta inmediatamente al Padre Staelberg, cura de la parroquia. Al día siguiente, a la misma hora, la ‘Dama’ aparece pero sin el Niño Jesús, las manos juntas en rezo. Un rumor corre en el pueblo.

La tercera Aparición tiene lugar el 5 de noviembre de 1933. Se interroga a las cuatro niñas. La Virgen Aparece de pie sobre una nube blanca ‘azulada’, dentro de una ‘aureola luminosa, oval, que la rodea sobre una anchura de 30 ó 40 cm’. Tiene el aire de tener dieciocho o diecinueve años. Sus Ojos son azules, como los del Niño Jesús. Lleva una ‘corona dorada ricamente trabajada, un largo vestido blanco ajustado al talle por un cordel’. Un ‘velo blanco no transparente’ cae de cada lado ‘haciendo algunos pliegues’ y oculta su cabello. ‘Sobre Su Mano izquierda, cubierta por el velo, se sienta el Niño Jesús’. Ella levanta el Brazo, precisan las niñas."

El 7 de noviembre siguiente, sobre las 18:30 horas, entre 4.000 y 5.000 personas rodean a las videntes. Varios Sacerdotes presencian la Aparición. El día después, más de 7.000 personas vuelven al lugar. Las autoridades civiles prohíben al Padre Staelberg acompañar a las niñas.

Ese día, el padre Herkenhoff está allí: "Repentinamente, las niñas caen de rodillas, todas juntas, sin que una u otro haya hecho una señal a sus compañeras." Plantean a la Aparición varias preguntas [...] al cabo de un cuarto de hora, durante el cual siguieron estando constantemente rígidas, los ojos fijos sobre un punto preciso y sin contestar siquiera cuando les hablaban, Grete observa repentinamente al costado. Les pregunto, cómo está la Madre de Dios, ambas me responden con una expresión especialmente triste: “La Madre de Dios estaba muy triste y muy luminosa.”

El 5 de abril de 1939, Margaret está sola en la Aparición: Vi a la Madre de Dios directamente ante mí, a dos metros de mí y le pedí: ¿Madre, cómo querrías que se Te honre?

Como Reina del Universo y Reina de las Almas del Purgatorio.

¿Por qué rezo deseas ser honrada?

Por las Letanías de Lauretanas.

En mayo, la Virgen aparece 13 veces, incluidas dos veces en la ubicación inicial, en pleno día (el 6 y 12). El 12 de mayo, Grete preguntó: Vamos a tener enfermedades?

No todavía.

—¿Debemos venir aquí cada día?

Sí.

A continuación, el número de las Apariciones disminuye.

El 21 enero y 12 de septiembre de 1940, las niñas la ven de nuevo. El 19 de octubre siguiente preguntan si curará a qué enfermos.

Sólo curaré al que venga con una intención derecha.

Les da un ‘Secreto’ destinado al Papa:

¡No lo dirán, mas que al Santo Papa de Roma!

El Mensaje se pone en un sobre sellado que se transmite a Pío XII por intermedio de Mons. Berning.

El 3 de noviembre de 1940, hacia las 20:30 horas, la Virgen Aparece por última vez. Da un ‘Secreto’ a cada niña y luego Su anuncio:

Ahora, Mis queridas niñas, Yo las bendigo en este adiós. ¡Sigan siendo buenas y fieles a Dios! Recen a menudo y de buen grado el Rosario [...] Me voy al Cielo.


La Investigación y Consagración:

La investigación se alarga. En 1941 no se sustituye a dos miembros de la comisión que se mueren y el 23 de julio de 1942, Monseñor Berning expresa su posición durante la homilía pronunciada in situ: “De Heede brotó una rica bendición. Pude constatar que la Devoción Mariana aumentó de manera extraordinaria [...] yo comprobé [...] que la vida Sacramental, en particular, ha florecido de manera extraordinaria en su parroquia.”

El 3 de febrero de 1943 el prelado envía un informe positivo al Santo Oficio, luego nombra una nueva comisión teológica el 7 de marzo de 1946. Autoriza los fieles a colocar en el cementerio parroquial una estatua de “María Reina del Universo”, hecha según las indicaciones de las videntes. Después de su muerte, en 1955, Monseñor Wittler, su sucesor, autoriza la construcción de un Oratorio en el cementerio.

El 3 de junio de 1959 se aprobaron estas Apariciones.

En 1973 se permite la Adoración Eucarística nocturna, el Primer Sábado de cada mes en la Iglesia parroquial. Los enfermos son bendecidos el lunes de Pentecostés.

El 22 de agosto de 1977, la nueva Iglesia “María Reina del Universo” es consagrada.

En el 2000, el obispo Franz-Joseph Hermann Bode, Obispo diocesano, eleva a las dos Iglesias de Heede a la categoría de Santuarios diocesanos.

Al año siguiente, los alemanes eligen en Heede como fecha de la Fiesta de su Santuario el segundo domingo en junio.



Mensajes de la Virgen María y Jesús en Heede:

Son un nuevo llamado a la conversión y una grave advertencia al mundo. Una síntesis de los Mensajes de María en Heede es:

“Yo soy la Señal de Dios Vivo. Pongo la Señal en la frente de Mis hijos. La estrella del infierno perseguirá Mi Señal, mas Mi Señal prevalecerá sobre el infierno. El mundo tendrá que agotar hasta las heces el cáliz de la Cólera Divina por sus pecados innumerables, que han herido al Sagrado Corazón de Jesús (...)”

"El furor de la estrella del infierno sobrepasará en violencia y causará devastación terrible, porque ya sabe que su tiempo es corto (...) ¡Rueguen y sacrifíquense por los pecadores! (...) ¡Recen el Rosario! No pidan tanto por las cosas exteriores (...) De ustedes depende acortar el período de las tinieblas (...) Oren siempre. Recen el Rosario. Hagan sus peticiones al Padre por medio de Mi Corazón Inmaculado (...) El Padre Eterno amenaza con una desgracia terrible a todos los que rechazan Su Voluntad.”

“Es Mi voluntad que Mi Mensaje sea dado a conocer literalmente. Un grupo pequeño entenderá el Mensaje correctamente y se llevará a cabo. La mayor parte de la gente no hará caso de él, sino que lo rechazará y se resentirá de él. ¡Pero no teman! Estoy con ustedes. Estos tiempos requieren de expiación. Si ustedes rezan, Yo cuidaré el resto".


Una síntesis de los Mensajes de Jesús en Heede, a Margaret Gansferth (a partir de 1945) es:

“La humanidad no ha escuchado a Mi Santa Madre Aparecida en Fátima para exhortar a hacer penitencia. Ahora vengo Yo Mismo en esta última hora para amonestar al mundo.”

"Los tiempos son graves. Hagan, por fin, penitencia los hombres por sus pecados. Aléjense de todo corazón del mal y oren, oren mucho para que se aplaque la Ira de Dios. Recen con frecuencia el Rosario, esa plegaria que tanto puede ante Dios. Menos diversiones y pasatiempos.”

“Estoy muy próximo. La Tierra temblará… Será terrible. Un Juicio en pequeño. Pero ustedes no teman. Yo estoy con ustedes. Se alegrarán y Me lo agradecerán. Los que esperan tienen Mi Ayuda, Mi Gracia y Mi Amor. Mas, para los que no están en estado de Gracia será espantoso. Los Ángeles de la Justicia están ya diseminados por los cuatro puntos cardinales. Yo Me daré a conocer al género humano. Todas las almas Me reconocerán como su Dios. Faltan cinco minutos para las doce. ¡Yo vengo, estoy a las puertas! La humanidad se lamentará.”

“Lo que ocurrirá será terrible, como jamás se vio desde el principio del mundo. Vengo Yo Mismo y manifestaré Mi Voluntad (...) Hijas Mías, vengo pronto, muy pronto. La Santísima Virgen María y los Coros de Ángeles intervendrán en todos estos acontecimientos. El infierno se cree seguro de su victoria, pero Yo se la arrebataré de las manos. Permitiré que lluevan sobre el mundo desventuras, pues de este modo se salvarán muchos. Bienaventurados aquellos que lo sufren todo por aquellos que Me ofenden. Yo vengo y Conmigo vendrá la Paz. Con un pequeño número de elegidos edificaré Mi Reino. Éste vendrá como relámpago, repentinamente, más pronto de lo que se piensa…”

“Los hombres rehúsan Mi Misericordia, Mi Amor y Mis Méritos. La humanidad es peor que antes del diluvio, agoniza en la ciénaga del pecado. El odio y la codicia guían sus corazones. Todo es obra de satanás. Esta generación merecería ser aniquilada, pero solamente mirando a los justos dejaré que triunfe Mi Misericordia.”


“La humanidad reconocerá Mi Poder y Yo les mostraré Mi Justicia y Mi Misericordia. Mis queridos hijitos; la hora se aproxima más y más. Rueguen incansablemente y no serán confundidos. Yo reúno a Mis elegidos. Convergerán al mismo tiempo desde todas las partes del mundo y Me glorificarán. Yo vengo. Felices los que están preparados; felices los que Me escuchan.”



jueves, 30 de octubre de 2014

Entrevista a María Simma, por Nicky Eltz. Capítulo 3


3. EL PURGATORIO


—Ahora, por favor, ¿qué es exactamente el purgatorio?

—El purgatorio es un lugar y un estado que toda alma experimenta cuando todavía necesita expiar y reparar los pecados cometidos a lo largo de su vida antes de poder reunirse con Jesús en el Cielo. Hoy en día se enseña muy poco acerca del purgatorio y esto lleva a alimentar la curiosidad de muchos que, por su cuenta y sin ninguna guía espiritual, caen fácilmente en el ocultismo. Suele decirse que el purgatorio es solamente un estado. Pero esto es solo parcialmente cierto, puesto que ciertamente también es un lugar. Es también un tiempo de espera en donde las almas ansían llegar a Dios. Este deseo de llegar a Él es su mayor sufrimiento. Todas las benditas ánimas lo experimentan, sin importar en el nivel en que se encuentren.

Existen tres niveles principales en el purgatorio y yo me comunico con las almas que necesitan relativamente poco para llegar al Cielo. Creo que esto es así por dos razones.

La primera se debe a algo de lo que me di cuenta cuando me invitaron a una casa; su dueño acababa de perder a su mujer recientemente y sucedían cosas extrañas por la noche. Accedí a pasar una noche para ver si podía ayudar. No pasó mucho tiempo antes de que comenzaran a escucharse fuertes golpes en el vestíbulo. Entonces, como hago habitualmente, pregunté: "¿Qué puedo hacer por ti?". Los ruidos se hicieron más y más fuertes hasta que repentinamente apareció un animal inmenso que no había visto nunca antes y justo detrás vino una gran serpiente, que rápidamente devoró al primer animal. Luego toda la escena desapareció. Me debí asustar porque estaba sudando. Tiempo más tarde le describí lo que había ocurrido a una persona que sabe mucho de estos sucesos y él consiguió identificar al primer animal; se trataba de un hipopótamo, que simboliza un corazón duro. Esto no significa que la mujer se encontrara en el purgatorio en forma de hipopótamo; tan solo fue la manera de que yo lo comprendiera todo con más claridad. Tras haber hablado largo y tendido con el viudo, pronto supe que su mujer le había guardado rencor a otra mujer durante más de treinta años, a pesar de que la otra mujer había querido la paz entre ellas. Al negarse a perdonarla le mereció el estado más profundo del purgatorio, de donde yo no podía ayudarla a salir aún.

La segunda razón, creo, por la que generalmente me comunico con las almas del nivel más alto del purgatorio tiene que ver con un diario escrito por una princesa alemana en los años veinte. Durante muchos años se comunicó con las almas de los niveles más profundos y muchas de esas descripciones son ciertamente monstruosas y mucho más dolorosas que las que yo he visto.

—¿Hay otras diferencias entre los niveles más altos y los más profundos del purgatorio?

—Satanás puede atacar a las almas del nivel más profundo, pero no puede hacerlo a los que se encuentran en los niveles más altos. Es cierto que se nos pone a prueba mientras estamos aquí en la tierra y que eso cesa al morir. Sin embargo, las almas del tercer nivel, el más profundo del purgatorio, deben sufrir en primer lugar por los pecados que cometieron antes de que las oraciones, las misas y las buenas obras que podamos ofrecer por ellas puedan serles beneficiosas. Y una parte de ese sufrimiento es que continúan siendo atacadas por Satanás.

Los diversos niveles del purgatorio son diferentes de la misma manera que todas nuestras dolencias en la tierra son diferentes. Puede tratarse de la mera inflamación de una uña o hasta de un fuego que puede consumir la totalidad del cuerpo. Este fuego existe solamente en los niveles profundos pero no en los más altos.

—¿Pueden nuestras oraciones evitar que Satanás ataque a las almas de los niveles más profundos?

—Sí, pueden; especialmente cuando se lo pedimos directamente al Arcángel san Miguel y a los otros ángeles.

—Y dentro de estos tres niveles principales, ¿existen más niveles?

—Sí, una gran cantidad, porque cada alma es distinta al llegar allí. Existen grandes sufrimientos y otros dolores pequeños, y entre esos dos extremos, el resto de padecimientos. Probablemente existan en el purgatorio tantos niveles como almas, puesto que, por supuesto, no hay dos personas o dos almas que sean idénticas.

—Cuando las benditas ánimas del purgatorio sufren, ¿experimentan algún tipo de alegría y de esperanza?

—Sí. Ningún alma desea regresar aquí a la tierra porque tienen una noción de Dios mucho más clara que la nuestra. No quieren volver a lo oscuridad en la que vivimos nosotros.

—Entonces, ¿Dios pone a las almas allí para que se purifiquen de los pecados que todavía no han sido expiados o reparados?

—No, se suele enseñar esto de manera incorrecta y este tipo de falsedades puede hacer que muchas personas se alejen de Dios. ¡Dios no las pone allí! Las almas se juzgan y luego se asignan ellas mismas el nivel apropiado. Son ellas quienes desean purificarse antes de reunirse con Dios. Es muy importante para nosotros tomar conciencia de esta verdad tan concreta sobre el amor de Dios.

—Entonces, ¿somos nosotros quienes reconocemos que todavía no estamos puros y debemos por lo tanto purificarnos en el purgatorio?

—Sí, así es.

—¿Las almas en el purgatorio se rebelan alguna vez contra su condición? ¿Son pacientes o hay alguna que no acepte el estado en el que se encuentra?

—No, son pacientes y quieren sufrir, pues saben que a través del sufrimiento expían y enmiendan sus faltas. Se purifican para llegar limpias ante Dios, de una manera completamente resplandeciente. Cuanta más purificación y reparación hagan, más limpias llegan a estar.

— ¿Los sufrimientos del purgatorio son mayores que los de la tierra?

—Si tomamos todo en cuenta, son mayores y, a veces, mucho mayores, en especial en el tercer nivel. Sufren más espiritualmente que nosotros.

Cuando una vez le pregunté a un alma cómo era su sufrimiento, me dijo que era uno muy particular. Por ejemplo, un padre perezoso que no trabaje para sacar a su familia adelante, y que por ese motivo, su mujer e hijos lleguen a pasar calamidades, tendrá que trabajar mucho en el purgatorio. Y su sufrimiento corporal será mucho mayor que el correspondiente a un trabajo en la tierra. Pero nuestros padecimientos aquí, a pesar de ser menos severos, valen muchísimo más para borrar nuestros pecados que aquellos en el purgatorio.

—Si el purgatorio es también un lugar, ¿es posible que aquí en la tierra existan ciertos lugares en los que las benditas ánimas pasen el tiempo?

—Sí, al parecer se reúnen generalmente alrededor del altar o en el lugar en donde murieron. Una mujer que conocí en Liechtenstein lograba verlas solamente alrededor del altar y cuando ya no estaban allí sabía que ya se habían ido al Cielo.

Las almas no vienen a mí, o a nosotros, del purgatorio, sino que vienen con el purgatorio. No se trata de un lugar sino de muchos lugares distintos; no se trata de un estado, sino de distintos estados.

—Si se trata de muchos lugares o un lugar grande, ¿son el Cielo y el infierno también lugares?

—Sí, mi director espiritual me hizo preguntar acerca de esto y la respuesta fue: "Es incorrecto lo que muchos teólogos enseñan hoy en día al decir que el Cielo, el purgatorio y el infierno son solamente estados. Son también lugares".

—La diferencia de tiempo que deben pasar las almas allí, antes de entrar en el Cielo, ¿es muy amplia entre un alma y otra?

—Sí, es muy amplia. Algunas están simplemente media hora y otras, el resto del tiempo, hasta el último día. El promedio, dicen las almas, es de cuarenta años.

—Entonces, ¿habrá un último día?

—Sí.

—¿Puede un alma del purgatorio ver y comunicarse con otros a su alrededor?

—Siempre son conscientes de la presencia de otras almas y saben que no están solas cuando han actuado muchas juntas para hacer algo, pero rara vez se comunican unas con otras.

—María, ¿pueden leer?

—Sí, pueden; leen espiritualmente. Esto lo sé porque cuando vienen a mí no tengo que leerles los nombres o las preguntas que tengo preparadas, simplemente las toman del papel.

—¿Cuánto saben de sus familias?

—Diría que prácticamente todo. Nos ven todo el tiempo. Escuchan cada palabra que pronunciamos sobre ellas y saben lo que sufrimos. Pero no conocen nuestros pensamientos.

Se encuentran presentes en sus propios funerales y saben quiénes están ahí rezando por ellos y quiénes están allí solamente para ser vistos por los demás.

—¿Saben las benditas ánimas del purgatorio lo que va a pasar?

—Sí, saben algo, pero no todo. Me han dicho que va a pasar algo verdaderamente importante, que está a las puertas. Durante muchos años decían que estaba "delante de la puerta" pero desde mayo de 1993 han usado la expresión "a las puertas". Será algo para la conversión de la humanidad. Y a una escala menor me han contado cosas que ocurrieron poco tiempo después. En el verano de 1954 me avisaron de las inundaciones que hicieron tanto daño en esta región. Otra vez también me dijeron que aún había personas con vida bajo la nieve tras una avalancha; así que los equipos de rescate continuaron buscando más tiempo de lo previsto y, en efecto, consiguieron localizar y salvar a esas personas dos días después de que les pidiera que por favor siguieran con la búsqueda.

—Se dice que después de esta vida el tiempo ya no existe, pero por otro lado usted dice que el purgatorio es un tiempo en el que se anhela a Dios. Por favor, explique esto.

—Es correcto afirmar que tras esta vida ya no existe el tiempo; pero cuando nos dicen que un alma debe sufrir determinado tiempo, se refiere a una traducción a nuestro tiempo. Las almas pueden decir que aún deben sufrir más, que no han sido liberadas todavía o que sus sufrimientos han disminuido. Cuando hablan de un tiempo concreto o cuando indican una cantidad de misas, eso simboliza la intensidad y la cantidad de su sufrimiento.

—¿Tienen las benditas ánimas del purgatorio cuerpos como los nuestros o tienen, digamos, un cuerpo espiritual?

—Dicen que no se dan cuenta de que no tienen su cuerpo. Tienen un cuerpo transfigurado y pueden tomar la forma de un cuerpo humano vestido y sano.

—¿Se arrepienten las almas de lo que hicieron mal cuando aún vivían en la tierra? ¿También se arrepienten de lo que no hicieron?

—Sí, mucho. Se arrepienten de las oportunidades que dejaron pasar para hacer buenas acciones por Dios y por el prójimo, y pueden ver los buenos frutos que hubieran resultado de esas acciones. Al morir perdemos la oportunidad de realizar buenas obras. Las almas en el purgatorio ya no pueden cosechar méritos como podemos hacer nosotros.

También se dice que los ángeles nos envidian porque nosotros podemos hacer buenas obras y ofrecérselas a Dios, mientras que ellos no pueden ni tampoco pueden hacer ya más méritos (risas).

—¿Qué ocurre con quien sabe que el purgatorio existe pero sigue con su vida y peca igualmente, pensando que no va a ser tan malo?

—¡Se arrepentirá muchísimo de pensar así! Muchísimo más que los que cometan el mismo pecado sin conocer la existencia del purgatorio.

—¿Cuál es el principal objetivo de todo lo que usted experimenta?

—Dios lo permite para que a través de mi apostolado otras personas entiendan claramente que nuestro tiempo en la tierra es solamente para ganarnos el Cielo. Nuestro objetivo aquí es ser buenos unos con otros y de esta manera reunirnos con Dios, tanto aquí y ahora, como luego en la eternidad. Cumpliendo esto, la vida se vuelve mucho más preciosa para todos y también se ve claramente las vidas absurdas de tantísimas personas. Nos muestra la inmensidad del amor de Dios y que la vida puede ser de una belleza gloriosa cuando trabajamos a su lado. Así que lo que se me da a conocer debería servir para que muchos encuentren una orientación más clara y definitiva a su vida, si desean cumplir la voluntad celestial de Dios y participar de su belleza.

—Y resumiendo, ¿qué es lo que usted misma ha aprendido a lo largo de todos estos años de experiencias tan singulares?


—A amar a Dios con todas mis fuerzas.

sábado, 25 de octubre de 2014

Novena y Rosario por las Almas del Purgatorio

Hermanos en Jesucristo,
que oyen estos Suspiros,
si quieren pueden sacarnos
de estos velados retiros.
A la Virgen y a los Santos
pídanles quieran mediar.
        
R: Que Dios las saque de penas
y las lleve a descansar.

Rosario y Novena a las
Almas del Purgatorio



(Para descargar hacer 'clic' en la imagen)


lunes, 20 de octubre de 2014

Libro completo: "Un Joven Heroico Desconocido", escrito por el Hno. Ginés de María


A la edad de 18 años, el joven español, Olimpio Fernández Cordero (1903-1927), ingresó al noviciado en el convento de Bujedo (Burgos) para hacerse Hermano de La Salle. Tomó el nombre de Hno. Estalislao José en la vida religiosa y los votos no canónicos. Desde el comienzo de su noviciado esta alma escogida de Dios recibió Mensajes del Cielo, la Gracia de la Encarnacióon Mística, el Don de Impecabilidad, llevar a Jesús Sacramentado en su pecho y profecías sobre el Reinado de los Corazones Eucarísticos de Jesús y María. Murió el 28 de marzo de 1927.


Un Joven Heroico Desconocido

(Para descargar el libro hacer 'clic' en la imagen)


domingo, 19 de octubre de 2014

martes, 30 de septiembre de 2014

Oración a la Sagrada Familia por el Sínodo de Obispos sobre la Familia

Sínodo de Obispos sobre la Familia, del 5 al 19 de Octubre de 2014

El Papa Francisco quiere involucrar en la preparación del Sínodo de Obispos los Santuarios, Iglesias y Parroquias que están dedicadas a la Sagrada Familia; como Nazaret en Tierra Santa, Loreto en Italia y la Sagrada Familia en Barcelona.

La Penitenciaría Apostólica concedió la Indulgencia Plenaria a todos los que, en estos meses, se reúnan en estos lugares de culto y reciten la Oración a la Sagrada Familia, compuesta por el Santo Padre.

Para ganar la indulgencia plenaria, que puede ser aplicada por los difuntos, es necesario:

Confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Santo Padre.

Los ancianos y enfermos que no pueden salir de casa pueden ganar la indulgencia plenaria los sábados y días dedicados a la Virgen María, rezando la Oración a la Sagrada Familia delante de una imagen o estampa de Nuestra Señora de Loreto.


Oración a la Sagrada Familia

Jesús, María y José,
en Ustedes contemplamos
el esplendor del verdadero Amor
y a Ustedes nos dirigimos con confianza.

Sagrada Familia de Nazaret,
hagan también de nuestras familias
lugares de comunión y cenáculos de oración,
escuelas auténticas del Evangelio
y pequeñas iglesias domésticas.

Sagrada Familia de Nazaret,
nunca más se viva en las familias la experiencia
de la violencia, el cierre y la división;
quien quiera que haya sido herido o escandalizado
conozca pronto el consuelo y la cura.

Sagrada Familia de Nazaret,
que el próximo Sínodo de Obispos
pueda despertar de nuevo en todos
la conciencia del carácter sagrado
e inviolable de la familia
y su belleza en el designio de Dios.

Jesús, María y José,
escuchen y atiendan nuestras súplicas.

Amén.




lunes, 29 de septiembre de 2014

Himno Litúrgico para la Fiesta de los Santos Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael




En la hora en que Cristo resucita,
clama Miguel, el poderoso príncipe:
«¿Quién como tú, mi Dios, Jesús humilde?
Al pecado de los hombres descendiste
y hoy el Padre te signa y te bendice.»

En la hora en que Cristo resucita,
Dice Gabriel, el que anunció a María:
«¡Exulta, Iglesia, virgen afligida,
el santo vencedor es tu Mesías!
Nadie podrá dar muerte a tu alegría.»

En la hora en que Cristo resucita,
Proclama Rafael, el peregrino:
«¡Glorificad conmigo a aquel que dijo:
Yo soy la luz del mundo y el camino!
¡Bendecidle, que el viaje está cumplido!»

En la hora en que Cristo resucita,
se ha tendido la escala misteriosa
y el coro de los ángeles le adora:
«¡Somos, Señor, los siervos de tu gloria,
cielo y tierra cantemos tu victoria!» 

Amén.